Hoy es el día mundial de los humedales.  Los fines que implica esta celebración son los de aumentar la sensibilización del público en general acerca de los valores de los humedales y los beneficios que reportan en general y la Convención de Ramsar en concreto.

El nombre genérico de humedales abarca una gran diversidad de hábitats y ecosistemas. De manera funcional, la Convención sobre Humedales 1 los define como “extensiones de marismas, pantanos y turberas. O superficies cubiertas de aguas…, incluidas las extensiones marinas cuya profundidad en marea baja no exceda de seis metros”.

En nuestra comarca los lugares  más conocidos son las Lagunas de Ruidera, que forman junto a las Salinas de Pinilla de la reserva de la Biosfera de la Mancha húmeda, tambien disponemos de otros espacios como la Laguna del Arquillo, en Masegoso y la Laguna de la sanguijela en Canaleja, por citar algunos.

Los humedales son zonas muy importantes por su enorme valor biológico y social. Sus hábitats acogen un porcentaje muy significativo de la diversidad biológica, jugando un papel clave en la regulación de los regímenes hídricos. Son importantes así mismo, sumideros de gases de efecto invernadero, además de albergar un rico patrimonio cultural y de ofrecer usos recreativos tales como la pesca, la observación de aves o la caza deportiva, tal como podemos comprobar por la gran afluencia turística que determinados espacios poseen, como es el caso de las Lagunas de Ruiera, el punto que más turistas recibe de toda la provincia de Albacete.

Lejos del reconocimiento actual, los humedales durante siglos han sido considerados zonas insalubres e improductivas, por lo que fueron desecados por motivos sanitarios o por su potencialidad para el uso agrícola.

En verano, se convierten en imprescindibles para afrontar la sequía; por ello, se repiten cada año en la época estival los llamamientos de los ecologistas para que se adopten medidas para conservarlos. Se pretende que los humedales puedan seguir funcionando como lo que son: instrumentos para la gestión sostenible del agua.

Son muy importantes para obtener agua potable a largo plazo. Por ello, se les ha rebautizado como los riñones del planeta, por realizar los procesos naturales de filtración: cuando el agua pasa de un humedal al acuífero subterráneo, además de renovar el agua que discurre bajo tierra, convierte el líquido en apto para el consumo humano. Parte de ese cauce lateral subterráneo, aflorará después a la superficie en otro humedal, como descarga de agua subterránea, y así continuará el ciclo.

Los humedales son los ecosistemas más productivos del mundo y desempeñan diversas funciones como control de inundaciones, puesto que actúan como esponjas almacenando y liberando lentamente el agua de la lluvia; protección contra tormentas; recarga y descarga de acuíferos; control de la erosión; retención de sedimentos y nutrientes.